opener

Materiales procesados

BOBST y el troquelado plano van de la mano; después de todo, fuimos nosotros quienes inventamos esta tecnología con nuestra primera prensa Autoplatina®, la AP 900, presentada en 1940. Desde aquella troqueladora pionera hasta las sofisticadas líneas de producción actuales, BOBST ha desarrollado y mejorado de forma continua la tecnología del proceso de troquelado plano.

Lo hemos conseguido gracias a la atención que prestamos a las opiniones de nuestros clientes, una fuerte inversión en I+D y la acumulación de habilidades y experiencia imbatibles de nuestro personal.

La gama BOBST de troqueladoras planas (también denominadas cortadoras-plegadoras o máquinas de perforado en algunos países) es la más amplia que existe en el mercado y ofrece una gran variedad de opciones de niveles de productividad y automatización, en anchos de prensa que van de una compacta de 76 cm (30”) a unos impresionantes 2.1 m (82”). Todas las máquinas de la gama ofrecen niveles de fiabilidad, versatilidad y rendimiento que responden directamente a las necesidades de un sector industrial o un tipo de empresa concreto.

Paper

Papel

El papel es un material de fibras que se produce con madera, tela o materiales orgánicos. Los tipos de papel que se utilizan en los sectores del embalaje y las artes gráficas utilizan normalmente madera y/o papel y cartón reciclado que se procesan química o mecánicamente para producir pasta de celulosa. La pasta se blanquea y se procesa en una máquina papelera que produce bobinas de papel a las que opcionalmente se puede aplicar un recubrimiento o un acabado para proporcionar una mejor superficie y/o un aspecto visual mejorado.

El papel puede tener un espesor de entre 0.07 y 0.18 mm; el papel para las aplicaciones de impresión y embalaje generalmente está en un rango de entre 60 y 120 g/m2. Por regla general se considera que el punto de transición entre papel y cartón está aproximadamente en los 160 gramos por metro cuadrado (g/m2), dado que sólo a partir de este nivel cuando un material fibroso puede ser lo suficientemente duro y rígido para poder fabricar un envase.

El papel tiene una amplia variedad de aplicaciones industriales, entre las que están el uso para el embalaje de productos tan diversos como confitería o cigarrillos, así como componentes de laminados de embalaje y muchos usos de impresión comercial.

Carton board

Cartón

El cartón (también denominado cartulina o cartón compacto) es el nombre de una variedad de materiales de papel entre los que están el cartoncillo (FBB, GC o UC), cartón compacto blanqueado (SBB, SBS o GZ) cartón compacto sin blanquear (SUB o SUS), cartones prensados con cara blanca (WLC, GD, GT, o UD), algunos cartones prensados sin cara y ciertos cartones contraencolados.

Para fabricar el cartón, el material fibroso, proveniente de árboles, papel reciclado o una mezcla de ambos, se convierte en pasta. La pasta se blanquea y se procesa en una máquina de fabricación de cartón, que produce cartón de una o varias capas al que opcionalmente puede aplicarse un recubrimiento o un acabado para proporcionarle características superficiales o estéticas mejoradas.

Por regla general se considera que el punto de transición entre papel y cartón está aproximadamente en los 160 gramos por metro cuadrado (g/m2), dado que sólo a partir de este nivel cuando un material fibroso puede ser lo suficientemente duro y rígido para poder fabricar un envase.

El cartoncillo se utiliza principalmente en la industria del embalaje para producir todo tipo de cartones compactos, pero también puede utilizarse en aplicaciones gráficas. Para el cartón compacto, el cartón que se utiliza estará normalmente en el rango de 200 a 600 g/m2, o de 350 a 800 micras.

Corrugated board

Cartón ondulado

El cartón ondulado se fabrica combinando papel para caras con papel para ondular en una máquina conocida como onduladora a simple cara. Los papeles para cubiertas utilizados pueden estar hechos con papel reciclado, de pruebas o kraft y por tanto, pueden tener una superficie de color marrón o blanca que puede estar estucada o semiestucada, en función de la aplicación para la que se vayan a utilizar. El papel para ondular es generalmente papel reciclado.

En la onduladora a simple cara se utiliza calor, vapor y un rodillo de ondulado para ondular el papel para ondular, al que se le encola el papel para caras. El resultado es el cara simple, el componente básico de todos los cartones ondulados. El cara simple se utiliza 'tal cual' para algunas aplicaciones específicas, como el contraencolado de láminas litográficas, pero normalmente se combina con más papeles para caras y para ondular con el fin de producir papel ondulado de una sola pared (un cara simple más un papel para caras), pared doble (una sola pared más una cara simple) o multipared (más combinaciones de los anteriores).

El espesor del material ondulado dependerá de la altura de papel para ondular creada por la onduladora a simple cara y la combinación de papeles para ondular utilizados. El rango de espesores puede ir desde los 0.5 mm para el más fino hasta 15 mm para el más grueso, y a veces incluso más. Los gramajes que más se utilizan están dentro de la gama de los 80 a los 300 g/m2, pero algunas aplicaciones específicas pueden utilizar papeles más ligeros o más gruesos.

Heavy-solid-board

Cartón compacto grueso

El cartón compacto grueso es un tipo de cartón de un alto gramaje.

Para fabricar el cartón compacto grueso, el material fibroso, proveniente de árboles, papel reciclado o una mezcla de ambos, se convierte en pasta. La pasta se blanquea y se procesa en una máquina de fabricación de cartón, que produce cartón de una o varias capas al que opcionalmente puede aplicarse un recubrimiento o un acabado para proporcionarle características superficiales o estéticas mejoradas. El cartón resultante tendrá un gramaje superior a los 1000 gramos por metro cuadrado (g/m2).

El cartón compacto grueso se utiliza principalmente en el sector del embalaje para aplicaciones que requieren un elevado nivel de resistencia mecánica, tales como bandejas para productos cárnicos o rompecabezas.

Semi-rigid plastics

Plásticos semirrígidos

Los convertidores actuales pueden utilizar con una amplia gama de materiales plásticos, entre los que se incluyen productos tan diferentes como el polipropileno (PP), el polietileno (PE), el cloruro de polivinilo (PVC), el politereftalato de etileno (PET) y, más recientemente, el ácido poliláctico (PLA), que se fabrica de fuentes renovables.

Durante algunos años se ha producido un cierto grado de transición de los especificadores del cartón tradicional al plástico, especialmente en el área del embalaje de artículos cosméticos y de lujo.

Una de las mayores ventajas que se encuentran en el embalaje de plástico es su alta relación "rendimiento/peso", su ligereza (que permite ahorrar en el transporte) y su alto poder calorífico que mejora su eficiencia de incineración.

Los embalajes transparentes y semitransparentes suelen asociarse a productos de lujo o de alto valor añadido, y la versatilidad y flexibilidad de diseño que ofrece el plástico dan vida a un embalaje que destacará sobre los productos de la competencia.

El movimiento hacia estos materiales se ha visto impulsado por las características y ventajas específicas que los plásticos aportan a las aplicaciones de embalaje de alta gama, entre las que se encuentran:
- permitir al cliente ver el interior del producto y comprobar fácilmente el contenido
- efectos especializados con visibilidad total o parcial
- acabados brillantes que añaden interés al paquete
- resistencia a la humedad
- excelente capacidad de coloreado
- buenas propiedades de plegado y troquelado
- reciclabilidad

Film

Película

La película se caracteriza normalmente por ser una delgada capa de resina sintética. Existen numerosos tipos de películas y su uso depende de sus propiedades físicas y químicas, lo que las hace especialmente adecuadas para una aplicación determinada.

Las películas plásticas más utilizadas son el polietileno de baja densidad (LDPE), el polipropileno (PP), el polipropileno biorientado (BOPP) y el poliéster (PET).

La película impresa se utiliza en embalajes, materiales de exposición, pegatinas, precintos y una amplia variedad de otras aplicaciones gráficas.

Las películas se caracterizan generalmente por su gramaje, expresado en g/m², y su espesor, expresado en micras. En el caso de algunas películas, también resulta útil conocer su densidad, expresada en g/cm3.

El aumento de la concienciación respecto a los asuntos medioambientales está intensificando la búsqueda de sustratos de película provenientes de fuentes renovables y que sean compostables.

Contacto